martes, 1 de noviembre de 2011


CURIOSIDADES ECOLÓGICAS:
LOS SONIDOS DEL MUNDO ANIMAL

Zarcero común (Hippolais polyglotta) cantando. Se trata de un excelente imitador de los sonidos de otras aves, hábito al que alude su nombre latino: polyglotta
En la década de los años sesenta del pasado siglo se publicó un libro que tuvo gran repercusión internacional del que era autora la bióloga Rachel Carson, su título era “LA PRIMAVERA SILENCIOSA”, su mensaje central era el vaticino de una primavera sin el canto de los pájaros, lo que la autora preveía podía ocurrir en muchos lugares de nuestro planeta, particularmente en los más humanizados y sobrepoblados, si no se tomaba una concienciación activa de la necesidad de poner freno al desarrollismo agrícola con la imparable implantación de monocultivos, destrucción de setos, sotos o riberas, así como, particularmente, por el masivo e incontrolado uso de plaguicidas y pesticidas.


Pareja de jilgueros (Carduelis carduelis) una de nuestras más bellas aves cantoras.

Ahora que han pasado cincuenta años de aquel mensaje podemos hacer balance y constatar como si bien la primavera no es silenciosa y afortunadamente sigue presente en nuestros montes y campos el sonido de nuestros pájaros, anfibios, insectos o mamíferos, gracias principalmente a que en los últimos años se ha tomado una conciencia generalizada de defensa y respeto por nuestra biodiversidad y la gestión agrícola sostenible, SÍ HAY MENOS PÁJAROS QUE HACE UNAS DÉCADAS, debido principalmente, a que cada vez tienen las especies animales menos lugares adecuados para reproducir y vivir en libertad, al tiempo que los monocultivos o las prácticas agrícolas poco tolerantes con las especies animales como los invernaderos, cada vez están más extendidos en muchos territorios, habiendo reducido las posibilidades de coexistencia de estos cultivos con nuestro mundo animal.


Macho de Pinzón vulgar  (Fringililla coelebs) la más abundante de las aves cantoras.

No estamos, por tanto, ante una primavera silenciosa, en cuanto que afortunadamente podemos seguir sintiendo y percibiendo los sonidos de comunicación de las especies animales, aunque lo es con menor intensidad que hace unas décadas y esto los que ya tenemos algunos años a nuestras espaldas y hemos estado en contacto con el mundo natural, lo hemos podido constatar en primera persona. De aquí nuestra llamada para que las prácticas agrícolas irrespetuosas con la conservación del patrimonio natural, se dejen de una vez por todas, y por el contrario se favorezcan prácticas que permitan la coexistencia pacífica con las especies animales, para ello son imprescindibles medidas como las de favorecer la presencia de setos, de sotos, de riberas bien conservadas y de islas de árboles y arbustos dentro de los campos de cultivo que permitan la presencia de nuestros pájaros. Ellos nos lo agradecerán con algunos servicios impagables como el control de plagas e insectos dañinos o el de los roedores.

© José Ángel Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.